dijous, 29 de març de 2007

Jornades Facultat de Comunicació Blanquerna

Comunicar sin miedo en los programas de entretenimiento

Bruno Oro, un cómico sin temor a la censura

El imitador de Acebes en Polònia propone el humor como un antídoto al temor de informar

Jèssica Casado
Una marabunta de gente delante del aula magna. Eso es lo que provocó la anunciada presencia del actor Bruno Oro en las XIII Jornadas Blanquerna de la Universidad Ramón Llull El cómico que imita a Acebes en el programa Polònia centró todo el protagonismo tras la ausencia, sin explicación alguna, del presentador de Caiga quien Caiga, Manuel Fuentes.
Sonriendo y muy moreno se presentó Oro en la Facultad de Comunicación. Mientras daba un paseo por el patio interior del centro nos dijo que piensa que los cómicos son unos grandes retratistas de la realidad y que, ya que los políticos se comportan como niños, queriendo ser el mejor de grupo, ellos lo amplifican para enseñárselo a la sociedad.
Nacido en Barcelona el 4 de junio de 1978, Bruno Oro quería estudiar la carrera de Biología pero acabó en el Instituto del Teatro al ver que años atrás se le daba muy bien imitar a los profesores de su colegio. Uno de los momentos que más marcó su infancia fue la muerte de su padre y de su abuelo. Seguramente, por esa razón se encaró al guionista Francesc Orteu, otro de los conferenciantes, cuando dijo que la juventud de hoy en día no tiene miedo a nada. “¡A la muerte!”, dijo Oro muy convencido. Casi en ningún momento se fijó en su compañero de acto, tenía la mirada perdida y hasta en algún momento se tomo la libertad de imitarlo en sus gestos. Al ver que en casi nada coincidían, el actor soltó una frase imitando a Matías Prats para calmar los humos del guionista. “¡El debate está que arde!”, articuló el cómico, pero ni así logró que Orteu dejara de lado sus indirectas.
Amante de la música “no enlatada” y del deporte, en especial del fútbol y la natación, pero no del esquí, que lo odia. Oro se considera una persona perseverante, autoexigente, impaciente y nerviosa. Piensa que su mayor virtud es la generosidad y su defecto la impaciencia. Vive solo en un piso del barrio de Sant Gervasi aunque su rincón favorito es Cadaqués.
Al preguntarle por la censura en el programa Polònia se rió. Dijo que la tiene que poner el público, él es el que tiene que decidir en que momento se cruza la línea del humor y se pasa a la burla. Prosiguió hablando de sus imitaciones y confesó que uno de sus sueños sería conocer a Acebes. “He soñado que lo conocía, pero me gustaría saber que piensa de mi y si se ríe con mis imitaciones”, explicó entre risas.
Nos reveló que dentro de diez años se ve escribiendo y actuando en obras de teatro y películas aunque de momento se queda con Polònia y en TV3, ya que “cuando se hacía en Antena 3 teníamos más censura”, acabó respondiendo a la última pregunta.

1 comentari:

Mapy ha dit...

M'encanta en Bruno!!! Però no només per "Polonia" sinó perquè el segueixo des de les seves primeres obres de teatre i la seva participació a OT de fa uns anys.
Espero que no canvii mai la seva forma de ser.